Cuento: “Última losa” (M.Chiaverano)

 

Cuento: "última losa" (M.Chiaverano)

Perseguir al gato no le fue fácil. Entre la lluvia que caía y las ganas de patinar que tenían las baldosas, el patio pantanoso, único camino hacia casa, presentaba un verdadero reto.

La pileta azul en forma de riñón se pudría en los costados, las enredaderas secaban al limonero que ni un diluvio como aquel podía salvar.

 Perseguir al gato la llevó a meterse entre la maleza que nunca habían cortado y adivinar dónde era seguro pisar.

 De un impulso felino cubrió la distancia hasta la primera baldosa de cemento. Cual torre sin cimientos, tambaleó en una ola de lodo. Casi se precipita con la precipitación, hacia el piso movedizo.

 Mientras ella hacía morisquetas por el camino de las baldosas, el gato gris miraba como un puma, sobre el tapial, detrás del limonero. A veces cerraba un ojo. Había en él menos complicidad que expectativa. Se relamió, y a pesar de que a los de su especie no les apetece empaparse, no movió ni un milímetro de su cuerpo. La observó venir.Cuento: "Última losa" de M.Chiaverano

 La gata saltó y saltó, cada vez más cerca del limonero, del tapial y del gato. Tomó aire e hizo alarde de su estructura elástica para aterrizar sobre la grande y última loseta.

 ¡Imaginen la expresión de ella al hundirse, junto con la piedra, en una especie de piletón de chocolate de tierra derretida. Inútiles le resultaron sus uñas, las dúctiles extremidades, los alaridos! El suelo se la comió.

 ¡Imaginen: no imaginarse al monstruo del piso!

 ¡Imaginen! la satisfecha expresión del gato, al saber que aquella noche tormentosa, el ser del barro no buscaría más víctimas…

Fin

Si te gustó “Última losa″, puede que te interese visitar el índice de cuentos

Cuento: “23” (veintitrés) (M.Chiaverano)

Cuento: “23” (veintitrés) (M.Chiaverano)

Un hombre corrió por el medio de la calle llevando un chico en brazos.

Su hijo moría mudo, incapacitado de “Hablar.Versión.2.67” y sin la última actualización de “Caminar 1.2 beta“.

 Primero caducaron sus recuerdos.  Se le desactualizó tanto la memoria que dejó de retener nombres familiares. Eso entristeció mucho al padre, porque así había empezado su mujer, unos años atrás. Todo era su culpa se decía; o eso era lo que querían que creyera.

 Padre vivía en una ciudad donde los teclados o cualquier otro medio físico de interacción habían sido dejados de usar. Los tenían adentro. Cuando elevaron los precios de las actualizaciones, padre no pudo costear las nuevas versiones. Vendió su “Hablar. Ver. 3” a un precio elevado. Aun así no llegó a pagar ni la mitad ¡y ni siquiera pudo decírselo a Santi! Ni cuentos para dormir, ni retos, ni halagos, ni mínimos consuelos de voz pudo darle.

 Frente a la Compañía, se perdió en el monstruoso número de programas de renovación. A su Santi le faltaban el total de veintitrés.

 Santi respiró agitado, su padre corrió a más no poder. Bajó por la avenida principal, hasta la plaza deforestada donde se erguía un expendedor de tamaño y forma “ovelística”. El hombre no se detuvo, esquivó unos pilares de luz, enfiló al expendedor. Ya no había tiempo. Sudó frío, estaba muy cansado de correr sin parar los tres kilómetros que separan pueblo “Pueblo” y ciudad “Capital”.

 Marchó ligero, pero fue tarde.

 Santi no llegó a cargar Espíritu 5.0. Siguió vivo, pero muerto.

 En lo alto del edificio abandonado por malos cimientos, un padre se formateó las venas con una chapita de diskette antiguo. Mientras caía, despidiendo chorros contra la gravedad, formando un cometa de sangre, recibió en su máquina cerebral un mensaje. El expendedor de plaza deforestada le comunicaba:

 UD. debe actualizarse. Actualizarse. Actualizarse.

 A metros de culminar su viaje hacia el fondo, se desdobló en carcajadas.

 

Fin 33.3

 Publicado por primera vez en la revista de fantasía y ciencia ficción “Axxón” Nº186

Si te gustó “23”, puede que te interese visitar el índice de cuentos

Cuento: “Los niños de abajo” (parte tres) (M.Chiaverano)

Cuento: Los niños de abajo (parte 3)

Le punzaron los ojos. El aire que llenó sus pulmones era más puro, con aromas extranjeros y hermosos nuevos sonidos. Ante ella se extendía un terreno más grande que cualquiera de los que existía en su tierra natal. Cientos, tal vez miles de kilómetros. La hierba verde-amarillenta lo cubría absolutamente todo hasta donde la vista le alcanzaba. Unas curiosas criaturas voladoras le llamaron poderosamente la atención, iban de aquí para allá saltando y llevando pajillas.

 Quedó anonadada por la inmensidad del firmamento azul profundo y cegada por la fuerte luz solar, a la que se acostumbró en varios minutos. Tanta luz… Era verdad, la otra existencia se encontraba ahí, lejos de ser leyenda. Los ancianos no mentían.

 Ruido. Lo percibió a lo lejos con cierta debilidad, luego se intensificó gradualmente, algo nuevo para Ninfania se acercó y no tenía nada que ver con las criaturas saltarinas. Lo pudo ver moverse por sobre los altos pastos a una velocidad inquietante. Se trataba de una cosa grande y escandalosa. Parecida a los gigantescos hacedores de luz de Abajo. Pero, ¿quién sabe? ¿Y si eso tenía vida?

 La cosa se encaminó directo a Ninfania. Ella, curiosa e intentando ser lo más amable posible con los habitantes del nuevo mundo, saludó riendo a la mole de color roja.

 El ser no respondió, se limitó a proseguir su camino. Pisoteó los grandes pastizales y pasó sobre el delicado cuerpo de Ninfania, quien no tuvo tiempo de emitir siquiera un lamento final.

 

Ricardo sintió un brusco movimiento anormal de la cosechadora y enseguida cortó la ignición. La maquinaria escupió unas cuantas quejas y se detuvo.

“¡Mierda!, algo se trabó en las cuchillas otra vez…” pensó indignado. Bajó de la cabina. Fue abriéndose paso en el maizal hasta la parte delantera del aparato.

Vomitó varias veces al ver aquella monstruosidad entre las aspas. Llamó a su jefe por celular, sin dejar de contemplar los largos brazos lechosos, llenos de nauseabundas manchas negras. Larga y puntiaguda la cola escamada…

Estaba muerta, esa cosa estaba muerta, el hecho lo tranquilizó.

 

FIN

“Los niños de abajo”, cuento escrito en 1995,  publicado por primera vez en la revista Axxón Ciencia ficción, el 6 de mayo de 2010.

Cuento: “Los niños de abajo” (parte dos) (M.Chiaverano)

Cuento: "Los niños de abajo" (parte dos)

Él se golpeó la cabeza y una de las cuchillas se clavó en su brazo izquierdo traspasándole la carne. Aulló de dolor. La niña se revolcó contra su hermano. Amortiguada por el cuerpo de Nomué, salió ilesa del accidente. Lloriqueó y abrazó a Nomué, a pesar de que el vestido se teñía con la sangre que fluía a borbotones del brazo abierto del chico.

—¡Ayúdame! —pidió, susurrante— ¡Sácame de ésta cosa!

 La chiquita se refregó sus ojos y tomándole la mano, quitó la esquirla que lo atravesaba de lado a lado.

 El dolor era insoportable y punzante, Nomué jamás había sentido tal desesperación en su corta vida. Sea como fuere, salvaguardar a Ninfania era su prioridad máxima, por más que pereciese en el intento.

—¿Puedes seguir, Nomué?

 —Faltaba más… camina adelante, yo te sigo, trata de evitar las estalagmitas —le dijo con voz casi imperceptible.

 Después de trescientos metros, Nomué cayó tendido en el piso sobre su propio lago de sangre. No tenía caso continuar, agonizaba.

 —Nina… por favor, sigue, después te alcanzo —le pidió.

 Ninfania no pudo contener el llanto y se acostó a su lado rodeándolo con los brazos; en cierta forma, se sentía culpable.

 —No, no, no es tu culpa, Nina —le dijo, leyendo sus pensamientos—. Eres lo único que queda de nuestra gente, ¡ve y sube!

 Al terminar de decir estas palabras, se durmió para siempre, dejando a la niña totalmente sola, en camino a un universo legendario, desconocido y tal vez imaginario.

 Por una hora larga derramó mil lágrimas sobre el cadáver de Nomué.

Apretando sus labios continuó la escalada interminable que comenzara allá, en las puertas olvidadas de la destruida aldea de Abajo, donde toda su vida había transcurrido pacífica y llena de acontecimientos felices, rodeada de sus seres más queridos.

 ¿Se moriría también? ¿Podría llegar arriba? Como respuesta a sus interrogantes, una diminuta luz enrarecida se coló por entre lejanas grietas, pocos metros encima de ella.

Corrió al encuentro del otro lado, al exterior, a la superficie nunca vista.

Una brisa limpia hizo contacto con su rostro pálido y Ninfania tuvo la seguridad de que llegaba el fin del camino, lo que su hermano buscaba. Su hermanito… y arriba tan cerca. Volvió a entristecerse, esta vez no se detuvo.

Sigue: “Los niños de abajo” (Parte 3)

Cuento: “Los niños de abajo” (parte uno) (M.Chiaverano)

 

Cuento: "Los niños de abajo" (M.Chiaverano)

“Los niños de abajo”, cuento publicado por primera vez en la revista Axxón Ciencia ficción, el 6 de mayo de 2010.

Tropezó con varias rocas, pero al fin pudo asir a su hermana que se columpiaba peligrosamente en el precipicio, más profundo que el mismísimo infierno. Sus manos le dolían horrores, pudo ver cómo la sangre empapaba su chaqueta.

La niña, de un parecido impresionante con él, era débil y pequeña. El esfuerzo la destruía y no tenía idea de cuánto podría seguir adelante. El niño, que llevaba la delantera, escudriñó las tinieblas y procuró avanzar por los sitios menos peligrosos de la cavernosa estructura, siempre hacia arriba, a la esperanza, a la salida, la superficie.

Ninguno de los dos contaba a esas alturas con demasiada convicción de llegar y mucho menos de encontrar la salvación en aquel mundo que no conocían.

Por mucho tiempo se preguntaron si realmente existía, si no se trataba de un simple cuento de sus antepasados para que los niños se asustaran en las frías y solitarias noches. Sí, puede que fueran sólo historias. Eso no interesaba a Nomué y Ninfania, su tierra ya no era parte de esta realidad, huir a otro lugar era lo único que podían hacer.

Nomué descansó unos minutos sobre una saliente pronunciada, ella se acurrucó a su lado, buscó protección en su único hermano, su última conexión con el pueblo extinto.

Él se durmió y soñó con lo que poco tiempo atrás era su hogar. Abajo, tan hermoso, tan viejo, tan lleno de vida. Abajo…tan muerto ahora… Imágenes atroces lo visitaron, sus padres aplastados por bloques de piedra, sus amigos calcinados por la lava ardiente que recorría las calles de la aldea convirtiendo todo en un infernal río de fuego.

Despertó. Ninfania permanecía recostada y dormitando en su regazo.

¿Qué tanto podría subir?, se preguntaba incesantemente. Intentó convencerse de que llegarían a estar a salvo. Le intimidaba la idea que sus abuelos le habían dado acerca de Arriba, ellos hablaron de criaturas extrañas y grotescas deambulando por doquier, matándose entre ellas, asesinando a sus hijos y hermanos.

¿Acaso era mejor morir allá arriba que junto a su pueblo? Nomué dio gracias a que su hermana no había escuchado todas las leyendas.

Reanudaron la penosa travesía en la oscuridad a pasos lentos y seguros, la zona no era estable, ni siquiera los exploradores de Abajo con más experiencia que ellos se atrevían a subir a esos pasajes indómitos.

 Adelante no existía más que roca. Millones de dientes que, extendiéndose a través de todo el conducto, lo convertían en un mar cavernoso de afiladas cuchillas. Nomué tenía entendido que un simple roce con aquellas formaciones abriría una herida fea. Se propuso guiar a su hermana por un costado abierto, menos empinado aunque no menos peligroso.

 Tras subir unos metros, Ninfania tropezó con una de estas peligrosas salientes. La mano fuerte de Nomué no consiguió sostenerla. Rodaron los dos juntos contra una de las paredes de la galería.

Sigue: “Los niños de abajo” (Parte dos)