Cuento: “Estén alerta” M. Chiaverano

Cuento "Estén alerta" de M. Chiaverano

13:35 hs.

 Lloviznaba. La rueda de la bicicleta chirrió en una curva mojada y luego, encaró la avenida con una vuelta de pedal de más. No con un pedal etílico, si es que eso se supone. Era más bien borrachera existencial, la que lo empujó por la calle deslizante. Se olvidó o se distrajo del recuerdo útil en estos casos: el de la poca seguridad que ofrecían los frenos de su vehículo en días tan húmedos.

 13:37 hs.

Descendió por la loma en vertiginosa carrera de pensamientos. Morir, era la única certeza. Morir era la meta del que corre sin mirar, del que mira sin ver. Así fue como se comió la patente del coche que venía adelante y planeó, y en el vuelo tuvo una veloz reflexión, una estridencia pensada en el micro-intersticio anterior al vacío total del tiempo: la muerte de la muerte antes de morir.

Su bicicleta quedó detrás del auto, detrás del pensamiento. Él, siguió, con un impulso tal que hasta su físico pasó de largo. Vio a su cuerpo continuar el vuelo hasta el asfalto encharcado como si fuera un avión que se va con un familiar dentro.

Y él, lejos de su carne quedó.

Pero se equivocó al pensar que la maquinaria de huesos y sangre era lo importante.

Su espíritu cayó también del otro lado, muy cerca de la bicicleta, muy lejos de su cuerpo, sobre el baúl del automóvil. Fue una caída algodonada, extraña. Sin material carnoso, sin esqueletos, sin torceduras, carente de rellenos.

Quiso decir algo, pero no tuvo boca. Quiso verse, pero no tuvo ojos. Por último se palpó, pero nada palpó. Porque no tuvo manos. Ahí no había nada, sin embargo había algo. “Existo”, se dijo, pero no pudo comprobarlo.

Existió sobre el auto un muchacho que no podía ser. Después, fue sobre la bicicleta, que era de esos antiguos cachivaches de abuelo, un “camello” como le decían los antiguos. De pintura irregular, garabateada por un pintor de poca constancia, cuyos trazos coincidían de repente con las formas retorcidas del amasijo de caños en el que se había convertido con el choque. Simultáneamente, aquel matorral de hierros, también podía asociarse al cuerpo del pobre ciclista, o a las extrañas cavilaciones del ser que no sabía si existía.

Todo retorcido, enmarañado, confuso. Él no supo si era una bicicleta lo que veía (por no poder explicar el hecho de ver sin ojos)

Él ya no era una máquina de carne.

 

ANTES…

Entró a la casa y lo primero en encontrar fue una publicidad monocromática que se desprendió de la puerta al abrirse y flotó hasta el piso. Lo alzó y vio en letras grandes y blancas sobre un fondo negro que decía: “¿Puede usted sobrevivir al fin del mundo?” y en letras más pequeñas: “Estén alerta (Marcos 13:37)

Más tarde, subió a la bicicleta y salió disparado por la calle llovida.

Fin

bici

Si te gustó “Estén alerta″, puede que te interese visitar el índice de cuentos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s