Entrevista a Maximiliano Chiaverano (Revista Comunidad Cañada)

Entrevista publicada en la revista “Comunidad Cañada” de Abril del 2011.

Anuncios

Análisis: “Anatema Carmesí” Legado Hereje, Vol.I

Tapa“La genialidad puesta frente a frente al lector… una genialidad que supera el límite exacto de la vida y las cosas…

“Anatema Carmesí” desde su título “atrapa”; es un alto compendio de virtudes literarias entre las que el tiempo invade su porcentaje de inspiración y talento.

Bello, interesante, Inefable.

María Cristina Dalbes (Escritora, Poeta)

Análisis de “Anatema Carmesí”

1. El laberinto del faunohutter

La fantasía nos salva, dice Marosa, después de ver “El laberinto del fauno”. Mi amiga sostiene que, en esa extraña película, la imaginación humana es el paraíso de la conciencia; y la única forma de escapar de una realidad ominosa. Cuando ella dice esas cosas, yo me quedo rumiando, mientras voy pensando, lenta, en la manera entonces, de transformar en realidad, lo que la imaginación se atreve a crear.
He leído por ahí, entre otras cositas, algo de Alberto Giordano, a quién de tanto en tanto, le robo una cita literaria y que también va en ese sentido, es decir en tratar de pensar esa disposición anímica que sostiene una ética de la imaginación:
“¿qué extraño sortilegio hace que alguien se entregue, como no se entrega a nada, con una disponibilidad absoluta, al acontecer de una realidad que no consiste más que en palabras?, ¿qué fuerzas extrañas lo llevan a abandonar el mundo por un tiempo para entregarse, como se dice, en “cuerpo y alma”, a los avatares de un mundo imaginario?”
Desde esta concepción, desde esta supersticiosa ética de lectora, es desde sta perspectiva de donde me gustaría
hablar sobre “Anatema Carmesí”, el libro que sostengo entre mis manos. Raro fruto donde se graba el esfuerzo por sostener
un sentido a las imágenes que se abren en nuestra imaginación. “Anatema Carmesí” de Maximiliano Chiaverano, es el resultado de ese esfuerzo.

2-Data

Maximiliano Chiaverano tiene veintisiete años y vive en Cañada de Gomez, Pcia de Santa Fe. “Anatema Carmesí” es su primer libro editado. El texto se inicia como “Del origen de la obra (Notas del transcriptor)” y es este inicio, el que viene a
explicar el subtítulo de la obra “El legado hereje”.
Se inicia como un relato clásico para convertirse luego, en un prólogo de pequeños fragmentos que forman el texto mismo, el objeto legado. La historia se abre con la confesión un anciano moribundo, quien desde el lecho de muerte cuenta una historia de muertos. Precisamente el oficio del moribundo, es fúnebre. En otros tiempos manejaba un Kaiser “Carabela” negro y lujoso, llevando muertos al cementerio.
En uno de esos viajes, “el muertero” lleva un pasajero que no es de este mundo y de esta manera entramos a recorrer el camino de la lectura.

Fuente: Suplemento “Corredor Mediterráneo”

Enlace: Puntal digital

Legado hereje: Episodio 1- “Anatema Carmesí”

“Anatema Carmesí, legado hereje”, según el prólogo firmado por el notable Víctor Tissera, no es un texto común, ni es novela o ensayo; es una prosa poética con matices de relato que a muchos sorprenderá por la temática, y a otros, los llevará a recorrer caminos de una intensa vibración paranormal. Reproducimos este párrafo porque nos parece la exacta síntesis que define el sentido y el efecto final que producirá en los lectores ojear las perturbadoras pero sublimes letras del autor. Síntesis que además solo pueden salir de la pluma de un virtuoso como Víctor.
Este libro se edita por Ediciones Amaru de la ciudad Bonaerense de Lanús, editorial que dirige Juan Carlos Giménez. Mientras que la tapa es una idea y diseño del propio Chiaverano.

La obra en sí misma poTapadría definirse como el manifiesto o las memorias de un errante viajero varado entre la luz y las tinieblas, que recibe un legado (herético, tal vez profano). Con sencillez y destreza, nos pinta escenarios lúgubres, oscuros mezclándolos con el misterio y la búsqueda permanente de una redención tal vez no correspondida.

Salvando las distancias, sus personajes parecen ser mitológicos. Como Sueño, quien según la mitología romana, era el dios del sueño hijo de la noche y hermano gemelo de la muerte; su morada estaba en una oscura cueva donde nunca brillaba el sol y todas las cosas estaban sumidas en el silencio. El río Leteo (río del olvido) corría cerca de la cueva y crecían junto a él amapolas y otras plantas narcóticas. Sueño tenía poderes sobre los mortales y los dioses, pero era representado como un joven durmiente que sostenía una amapola. Hel o Hela también, en la mitología escandinava, fue arrojada al reino del frío y la oscuridad por Loki su padre, recibiendo a los muertos en un infernal mundo melancólico. O sombríos habitantes de la Laguna Estigia, (sombras o formas incorpóreas) hacia donde según la mitología griega Caronte transportaba las almas de los muertos que no fueron sepultados. Si Caronte no admitía alguna de esas almas eran condenadas a esperar 100 años junto a la laguna.
Con todo este libro es una muestra de la alta capacidad de relato y la inspiradísima expresión que posee Maximiliano, a pesar de ser su primera incursión en las letras. Es cierto que tal vez en esta magra descripción que hacemos de su trabajo, lo alejemos de textos que rozan lo popular (como un simple libro de poemas, una novela o una antología de cuentos; sin restarles a éstos efectividad o impacto en el lector) y lo acerquemos a lecturas cercanas a la literatura gótica, lo fantástico, lo esotérico místico o narraciones propias de sectas satánicas, sin que este rótulo sea para que salgan corriendo pavorosos al leer su arte. Para nada, es sólo un ejemplo que, esperemos, no sea desafortunado. El libro es altamente recomendable para todas las personas en edad de lecturas distintas o vanguardistas, hechas por gente de acá.
Al cierre de esta edición el libro aún no había sido presentado en sociedad, pero suenan fuertes rumores que nos dicen lo impactados que han quedado con él, quienes han leído Anatema Carmesí. Seguramente el próximo número de La Bisagra tengamos más información acerca de Maximiliano Chiaverano y su obra ya puesta en consideración y en los ojos y oídos de los ávidos lectores Cañadenses, después de la oportuna tertulia de presentación oficial que está organizando. ¡Salve Maximiliano!

Fuentes: Revista “La Bisagra”