La piedra de la sangre 2: “La isla negra”- nueva aventura para Vampiro:Edad Oscura

“La piedra de la sangre”, es una campaña (fanmade) de tres capítulos  para el juego de horror gótico Vampiro:Edad oscura™ que lleva a los jugadores por un recorrido misterioso, desde las oscuras aguas de océanos perdidos, hasta templos malditos, ocultos en lo profundo de peligrosas junglas…

Conozcan siniestros personajes, sorteen los obstáculos, conquisten la noche y quizás, encuentren la mítica piedra de la sangre…

Aquí, el segundo capítulo de la campaña titulado “La isla negra”…

PORTADA DE LA ISLA NEGRA

Haz click en la imagen para abrir la aventura

Textos, mapas y diseño de portada: Max Chiaverano

MÁS AVENTURAS EN LA SECCIÓN “AVENTURAS PARA JUGAR ROL

Si te gustan las aventuras, puede que también quieras darle una leída a los CUENTOS escritos por el mismo autor.

Si te descargaste y jugaste exitósamente alguna de estas aventuras, agradecería un comentario de tu parte.  ¡Muchas gracias!

Anuncios

La Sociedad de los Poetas de la Noche: Capítulo “A” 4ta Parte

<Leer la entrada anterior                                           Leer la entrada siguiente>



Elsa leyendo "La Sociedad de los Poetas de la Noche"

Por primera vez, la exploradora queda a solas con el silencio de la estancia. Es la señal para comenzar su trabajo. Así como en los días de invierno de sus primeros años, cuando pasaba horas encerrada en el estudio de su padre, copiando bellos ejemplares que otros exploradores traían de lugares lejanos; ahora, también se sienta en canastita sobre la alfombra, pone cerca la lámpara. De un bolsillo oculto en el hábito hace aparecer una botellita negra, chata y con tapón de corcho. La deja en el piso entre el anotador y la pluma. Luego, retira el libro del púlpito, lo posa en su regazo y emulando la delicadeza de un arqueólogo experto, se abre paso hacia la primera página amarillenta (no puede negar que hay un aura vibrante; respira profundo para no desvanecerse) y lee:

“A lo largo de los siglos hemos visto desvirtuarse la belleza de la noche.

Soportamos ver a la luz burlarse de la sombra.

 Un día sin noche no es más que medio día…

Por tanto, en el ocaso renegamos de llorar por el sol.

Entre muchos, hemos creado este libro alumbrados por el halo de la luna, bajo el reflejo de soles lejanos…”

CONTINÚA PRÓXIMAMENTE…

LEER ENTREGAS ANTERIORES

La Sociedad de los Poetas de la Noche: Capítulo “A” 3era Parte

<Leer la entrada anterior                                           Leer la entrada siguiente>

Ahora Elsa observa de cerca el objeto rectangular, lo rodea, lo estudia. Es uno grande, completamente negro, de tapas gruesas y percudidas, a juzgar por el metal de las bisagras, debe de pesar una tonelada. Sobre la cubierta, un emblema con lo que parece ser la punta de una pluma y la empuñadura de una espada. Más abajo, en tipografía blanca reza:

 “La Sociedad de los poetas de la Noche

 Se arriesga y toca la vitrina. Ésta se rompe como una burbuja de jabón cúbica, y la niña da un paso atrás, boquiabierta.

-Perdón, no quise romperla…

-Está bien, no hay de que preocuparse querida. Yo vuelvo cuando termines con la lectura, sentite libre de transcribir todo lo que creas o sospeches conveniente.

-Gracias.

-De nada. Acá te dejo el farol, yo no lo necesito, me se de memoria el camino.

CONTINÚA PRÓXIMAMENTE…

LEER ENTREGAS ANTERIORES

La Sociedad de los Poetas de la Noche: Capítulo “A” 2da Parte

<Leer la entrada anterior                                           Leer la entrada siguiente>

A Elsa le falta el aire, siente una presión en el pecho. Aún así, busca y encuentra fuerzas para preguntar.

-¿Un sólo libro?

-Sí. Hay uno por habitación; y en esta biblioteca, habitaciones hay muchas.

Muchas, si, y ya en la primera me oprime la cosa oscura…-piensa Elsa, que trata de dominar el desequilibrio. Piensa y respira hondo mientras la señora con el farol oxidado le habla.

-Éste es joven, pero tiene algo… – la mujer estira un brazo y sobrevuela el ejemplar, con su mano lo acaricia, pero sin llegar a tocarlo. Se ven fluctuaciones de aire caliente entre los dedos de la escriba y, la cubierta del libro. Al retirar el brazo, la vitrina sigue estando intacta, la ha atravesado como si ni siquiera estuviera.

-¿Magia?

-Fijate vos…

CONTINÚA PRÓXIMAMENTE…

LEER ENTREGAS ANTERIORES