“La copia” parte 2/2 – Cuento -M.Chiaverano

cabecera la copia parte 2

Haz click aquí para leer la primera parte

Parte 2/2:

 Su madre le sirvió el almuerzo mientras él cotejaba ambos artículos. Uno con una nota sobre un choque y el otro con un derrumbe. Uno con fecha 20 de abril y el otro, 23 de abril.

 “¡Tres días en el futuro! ¿Será posible?”

 -¿Qué leés?-preguntó la madre.

 -No me jodas Rita -contestó él.

  Ella por su parte meneó la cabeza y le dejó el plato enfrente, evitando tener mas roces con su hijo. Para Nico, cualquier enojo había pasado de repente a un segundo plano.

  Otra prueba, necesitaba otra prueba “Qué mejor que el diario de hoy” se dijo.

  Después de comprar la edición del día, montó en su bicicleta hacía la librería.

  -¡Hola Manuel! -saludó sin poder ocultar la ansiedad. Haceme una copia de esto -abrió el periódico al azar y se lo entregó. Bastaba que salieran las fechas. Unos silbidos acompañaron la cegadora luz que pasó bajo el original. Segundos después, la esperada fotocopia salió escupida con violencia por la ranura del lado opuesto.

  -Listo. Acá tenés tu copia de… ¿y esto para qué lo fotocopiás? -preguntó sorprendido Manuel, frunciendo la nariz como si el papel oliera mal.

  -Otro trabajo para la escuela. No paran de darnos tarea…

  Cotejó las fechas y, como era de esperarse, la copia pertenecía a unos días en el futuro. Lo único que interesaba: ¡la fecha decía 3 de octubre y todavía era apenas la tarde del 1 de octubre!

  “Imprime el futuro. Imprime el puto futuro…” La frase resonó en su cabeza cual campanas retorcidas, etéreas, mágicas.

 -Nico, tengo que hablar con vos –le dijo la madre cuando volvió a su casa.

 -¿Y ahora qué?

 -Voy a ir al médico más tarde, tengo que hacerme un chequeo. Preferiría que te quedases en casa porque tienen que traerme el pedido del supermercado.

 “Imbécil…Tengo mil cosas que hacer, mil cosas que pensar…”

  El chico respondió con un “si” adornado por insultos irreproducibles.

  Rita reprimió una respuesta, estaba demasiado triste, agotada. Bajó la vista y siguió fregando la cocina como si eso la sedara.

 -Mierda -volvió a insultar él, a sabiendas que tendría que quedarse toda la tarde y quizás parte de la noche sin salir. Se encerró en el agujero que tenía por pieza y guardó la página fotocopiada en el cajón del escritorio, se tiró en la cama y meditó.

   Su madre volvió tarde y fue directo a recostarse.

   Llegó la hora de la cena y a Nico le molestó no sentir aroma a comida.

  -¿Pero qué te pasa?, ¿Estás enferma?-le preguntó a Rita, indignado porque ella no se  había levantado a cocinarle.

 -No, nada, estoy un poco mareada nada más. En la heladera hay un poco de pollo frío que sobró del mediodía, sacalo y…

 -No voy a comer ese pollo reseco. Es asqueroso -dijo él y volvió a su habitación.

  Se dejó caer en la cama otra vez.

 “En unos días voy a comer mucho más que pollo frío. Voy a cenar exquisiteces en un restorán. Mañana compro el diario, fotocopio la página de los números de quiniela y en no más de tres días, cuando gane el dinero suficiente, compro todo lo que quiera, incluso, el aparato mágico del librero…si, voy a ser muy rico” fantaseó y fantaseó hasta que el sueño le venció.

  Por la mañana, un poco incómodo por haber dormido vestido, y con las tripas regulando, se levantó y fue al baño. No pensaba asistir a clases. En realidad no pensaba volver a clases. Salió corriendo a buscar un kiosco de revistas, cegado por las imágenes mentales de puro lujo. Y olvidó su casa, olvidó a su madre, olvidó la copia que había dejado en el cajón del escritorio la noche anterior: Una página de obituarios del 3 de octubre, donde un nombre encabezaba la larga lista…

 Levand Nicolás Fidel (q.e.p.d) Falleció ayer 2 de octubre de 2002. Su madre Rita, y demás familiares que lo aman lo recordarán con amor. Sus restos serán velados mañana a las 22 horas en la sala velatoria S.P.

 

FIN

Si te gustó “La copia″, puede que te interese visitar el índice de cuentos

Anuncios

Legado Hereje volumen 2 ¡en producción!

  La continuación de la saga “Legado Hereje”, que comenzó en el 2007 con “Anatema Carmesí” , ya se encuentra en plena producción. Posiblemente vea la luz este mismo año y en formato ebook. Más adelante conoceremos algunos aspectos de ésta nueva entrega…

promoLH2

Cuento: “Mal Animal” (Parte 2) M.Chiaverano

cabecera mal animal2

Pequeño Homenaje a J.R.R Tolkien

Leer la primera parte <–

Segunda parte

El niño volvió a la habitación de los padres. La vio nublada, manchada, y toda por triplicado. Acarició forzosamente cada mueble, cada rincón, quiso toparse con los ojos artificiales. Pero no tuvo suerte. Continuó perdido en su propia casa, náufrago de vista.

Atardeció más opaco de lo normal para aquellas tierras. Y con la noche llegaron los sonidos. Cada chasquido, sorprendió al infante Rohirrim. De a poco le dieron espasmos. Lloró y lloró y balbuceó. Mamá, mamá, ¿dónde, dónde, dónde estás? Recitó en voz baja oraciones a la mitad. De nada sirvió. Su madre había faltado mucho, demasiado tiempo como para que su fe enclenque pudiera sostener batallas imposibles contra aquél terror.

 Nadie va a venir, nadie va a venir – pensó.

  Tronó el cielo, y la torre de vajilla volvió a tintinear, un cuchillo mal puesto se desmoronó, cucharas desequilibradas alardearon de su existencia. Todo sonido cobró sentido aterrador para el pequeño amnésico escondido en el armario. Se quedó en silencio, a oscuras, frotándose la rodilla derecha. ¿Con qué me golpeé?

 Enredado en pieles de oso, clamó a sus dioses que le devolvieran la luz, o a su madre, o a ¿Pity?, o sus cristales para ver… pidió demasiado. Los suyos parecían ser dioses fofos, lentos, tontos o muertos.

 -Mamá. Mamá… – Invocó a la única pseudo divinidad que conocía, pero ésta tampoco respondió. Se encontró solo por primera vez, y se dio cuenta de que estaba perdido.

 Refugiado dentro del mueble, el niño rezó, lloró, gimió. Pensó. Empezó a retroceder despacio con su mente, buscó en la memoria los recuerdos perdidos. Intentó reconstruir más o menos algo… ¿Qué era lo último que recordaba del día de ayer? El patio. La primavera. El sol. Los pastos altos. El camino de piedras que lleva al fondo del patio y a la casillita de atrás, y a su…Pity. Pity…el nombre le trajo imágenes fluctuantes que se ennegrecieron enseguida, como todo lo demás. No eran visiones de pájaros ni frutas, sino sueños turbios y pesadillas de indomables contrastes. Se recordó a sí mismo ladrándole a su madre. Por fin, el rostro de ella se le manifestó en la memoria. ¿Una cara? Sí, una cara y un desastre terrible. Los griteríos de su madre, ella decía algo inentendible, irrecordable. ¿Reproches? Sí. La recordó enojada por algo que él había hecho… ¿O el culpable era Pity…? Se esforzó más, recordar era más fácil que enfrentar la realidad. Fue segundos antes de resignarse al olvido, que el ruido le sobresaltó. La puerta de la cocina explotó para adentro y el niño ya no pudo autoengañarse con el viento ni tapar soles con pulgares. Debajo del bramido tormentoso escuchó pezuñas. Filosas, y eran muchas y rasguñaban el mosaico buscando lo que el olfato ya había encontrado. El animal entró a la casa como espectro hambriento de aire, y de algo más.

 En su rompecabezas-mnemotécnico-infantil, la madre estaba enojada por algo, algo que él inocentemente había ocultado.

 Gritó la madre en la memoria de su hijo. Gritó porque ya era tarde para soluciones, porque, por haberla alimentado bien, la criatura había desarrollado sus instintos con tremenda celeridad, y crecido mucho… mucho

 “Muy lindo, muy tierno Pity, pero como ni mamá ni papá quieren mascotas dentro de la casa, vas a tener que dormir calladito en el granero” -le había dicho el niño al cachorrito, tiempo atrás, después de encontrarlo en el bosque.

 “Pobre cachorrito, estás perdido, tenés hambre, tenés sed…

 Pity se abrió camino a zarpazos en la madera, hacia el pequeño bocado. Todos los recuerdos reprimidos en el bocado, quedaron bruscamente relajados. El niño ya no intentó recordar. Aun así, muy lejos, en lo que todavía quedaba de memoria, gritó la madre. Gritó por el irremediable error de su hijo: confundir perros con 1Wargos.

 FIN

 1Wargos, huargos. La mayoría de las veces, con este término se hace referencia a los gigantescos lobos parlantes que Sauron crió como cabalgadura para los orcos.

Pity Abreviatura de Pitya (Quenya) Pequeño/a

(Ambos términos fueron extraídos del Diccionario Enciclopédico Tolkien, F.Schneidewind. Ed.Plaza&Janés editores – 2003)

 

Si te gustó “Mal Animal″, puede que te interese visitar el índice de cuentos