“Poe” -Cuento- M. Chiaverano

Cuento "Poe" de M.Chiaverano

Pequeño Homenaje al E.A. Poe

  Le aterró ver que aquella criatura se metía debajo de su cama. No la pudo parar. Lo asaltó una impasible e imparable sucesión de asociaciones que iban desde el nombre con el que había bautizado al gato, hasta los cuentos acerca de algún tatarabuelo moribundo acompañado por su mascota oculta bajo el catre desvencijado. Incluso recordó diálogos y personajes que sus familiares más longevos reproducían en noches de tormenta. Algo así como:

-¡Que se ha metido desde ayer, y no quiere salir! Pobre gatito, lo está cuidando al Edgardo -dijo la vieja. Lleva dos días ahí. Le ofrecí comida desde la cocina, pero no vino. Le lleve un platito con leche, pero no la tomó… es como si se quisiera morir con su amo…

 

-¡Sshh cruz diablo! no digas eso que atraés desgracias –dijo la hija.

 

-Si hasta podría decirse que el pobre animal lo está velando…

  La vieja enterró al moribundo un día después de haber dejado sin dormir a su hija con todas aquellas suposiciones.

  Y del gato, nunca más se supo nada. Fin de la historia.

  Era suficientemente inquietante para él aquel cuento de fieles celadores que maúllan, y le revolvía las tripas saber que un ser venerado por antiguas culturas, ancianas en sabiduría y atiborradas de enigmas sin resolver, estuviera oculto bajo su lecho.

-¡Poe! -le llamó por su nombre. Pero había pasado poco, demasiado poco para que se hubiera acostumbrado a un nombre humano.

-¡Poe! -insistió él.

  Con la tenue luz de una vieja lámpara de kerosene, una luciérnaga exigida en sus últimos minutos, vio entre sombras, otras sombras. En la habitación ahogaba el silencio y podía escuchar la respiración del felino. Alumbró entre el colchón deshilachado y el piso: dos ojos brillantes le devolvieron la mirada.

 -¡Poe! Salí o…-dijo, ya más alterado. ¿O qué? No quiso meterse bajo la cama, quién sabe cómo reaccionaría el gato acorralado. Tampoco quería asustarlo más, metiendo una escoba.

 “Necesito ganarme su confianza. Solito va a salir. Me acuesto y que salga cuando se le dé la gana.”    

   Sin más demora, dejó la lámpara sobre la cómoda y se fue a lavar los dientes. Al volver al dormitorio, el gato seguía ahí.

-Parece que te vas a quedar toda la noche ahí abajo. Como quieras…

  Dicho esto, se descambió, se metió entre las frazadas y estiró la mano para cerrar la válvula de la lámpara. Después de eso pasó un largo rato hasta que el sueño se lo llevó. En ese tiempo se perdió en recuerdos de historias de gatos nefastos.

  Poe esperó hasta que su captor estuviera bien dormido para salir. Con el sigilo propio de su especie, saltó a la cama. Era una pluma negra, un soplo de noche sobre la noche. Se acercó a la cabeza del hombre sin pisar ninguna parte de su cuerpo. Podía arrebatarle lo que quisiera, pero no. Sólo lo observó en silencio un largo tiempo y acto seguido alcanzó la ventana abierta con un mínimo impulso. Poe, con seis de sus vidas intactas, decidió que era innecesario sacarle el alma al durmiente.

  Poe era joven y aquella noche, fue justo.

FIN

Si te gustó “Poe″, puede que te interese visitar el índice de cuentos

Anuncios

“Detrás de la lluvia” -Cuento- M.Chiaverano

cabecera detrás de la lluvia

Detrás de él se abrió un postigo salvaje. Desde afuera, a través de la ventana violada, llegaron los aplausos. El agua cayó sobre la casa a latigazos. Explotó el cielo, atacaron los vientos con sonidos retorcidos. Parpadearon los nimbos oscuros que cubrían la ciudad. Se acercó el caos meteorológico. Mientras tanto, él intentaba escribir.

 El perro del vecino ladró. Lo hizo sistemáticamente, como para trepanarle los sesos con una tortura sónica chino-perruna.

¿A quién mierda le ladra ese hijo de perra, con este clima? –pensó.

 Ondularon hacia adentro las capas blancas de la ventana, lo invisible embistió para entrar. Una y otra vez, a ritmo sibilante, con insistente voluntad. Algo se movió detrás de la tormenta, detrás del ladrido. Algo silbante más duro que el aire, se arrastró. Él, lo escuchó y se cristalizó en el teclado. Su mirada le titiló al ritmo del cursor de la página en blanco del monitor. Sin darse vuelta, destapó su oído para superar los ruidos.  En el fondo sabía… sabía que algo venía con la lluvia. Algo cómplice de la muerte de la propia casa, algo atraído por la sequía de adentro.

Parpadeó la lámpara otra vez.

 Él pensó en las velas (de bajo costo y medianas) guardadas en la alacena. Se despegó del asiento para ir a buscarlas. Pero se detuvo a medio camino.

El perro dejó de ladrar.

El perro gimió.

El perro dejó de gemir.

 

 Él se acercó al hueco que lo separaba del patio. Corrió las cortinas de un manotazo. En ese momento se fue la luz.

 

FIN

Si te gustó “Detrás de la lluvia″, puede que te interese visitar el índice de cuentos

Cuento: “Mal Animal” (Parte 2) M.Chiaverano

cabecera mal animal2

Pequeño Homenaje a J.R.R Tolkien

Leer la primera parte <–

Segunda parte

El niño volvió a la habitación de los padres. La vio nublada, manchada, y toda por triplicado. Acarició forzosamente cada mueble, cada rincón, quiso toparse con los ojos artificiales. Pero no tuvo suerte. Continuó perdido en su propia casa, náufrago de vista.

Atardeció más opaco de lo normal para aquellas tierras. Y con la noche llegaron los sonidos. Cada chasquido, sorprendió al infante Rohirrim. De a poco le dieron espasmos. Lloró y lloró y balbuceó. Mamá, mamá, ¿dónde, dónde, dónde estás? Recitó en voz baja oraciones a la mitad. De nada sirvió. Su madre había faltado mucho, demasiado tiempo como para que su fe enclenque pudiera sostener batallas imposibles contra aquél terror.

 Nadie va a venir, nadie va a venir – pensó.

  Tronó el cielo, y la torre de vajilla volvió a tintinear, un cuchillo mal puesto se desmoronó, cucharas desequilibradas alardearon de su existencia. Todo sonido cobró sentido aterrador para el pequeño amnésico escondido en el armario. Se quedó en silencio, a oscuras, frotándose la rodilla derecha. ¿Con qué me golpeé?

 Enredado en pieles de oso, clamó a sus dioses que le devolvieran la luz, o a su madre, o a ¿Pity?, o sus cristales para ver… pidió demasiado. Los suyos parecían ser dioses fofos, lentos, tontos o muertos.

 -Mamá. Mamá… – Invocó a la única pseudo divinidad que conocía, pero ésta tampoco respondió. Se encontró solo por primera vez, y se dio cuenta de que estaba perdido.

 Refugiado dentro del mueble, el niño rezó, lloró, gimió. Pensó. Empezó a retroceder despacio con su mente, buscó en la memoria los recuerdos perdidos. Intentó reconstruir más o menos algo… ¿Qué era lo último que recordaba del día de ayer? El patio. La primavera. El sol. Los pastos altos. El camino de piedras que lleva al fondo del patio y a la casillita de atrás, y a su…Pity. Pity…el nombre le trajo imágenes fluctuantes que se ennegrecieron enseguida, como todo lo demás. No eran visiones de pájaros ni frutas, sino sueños turbios y pesadillas de indomables contrastes. Se recordó a sí mismo ladrándole a su madre. Por fin, el rostro de ella se le manifestó en la memoria. ¿Una cara? Sí, una cara y un desastre terrible. Los griteríos de su madre, ella decía algo inentendible, irrecordable. ¿Reproches? Sí. La recordó enojada por algo que él había hecho… ¿O el culpable era Pity…? Se esforzó más, recordar era más fácil que enfrentar la realidad. Fue segundos antes de resignarse al olvido, que el ruido le sobresaltó. La puerta de la cocina explotó para adentro y el niño ya no pudo autoengañarse con el viento ni tapar soles con pulgares. Debajo del bramido tormentoso escuchó pezuñas. Filosas, y eran muchas y rasguñaban el mosaico buscando lo que el olfato ya había encontrado. El animal entró a la casa como espectro hambriento de aire, y de algo más.

 En su rompecabezas-mnemotécnico-infantil, la madre estaba enojada por algo, algo que él inocentemente había ocultado.

 Gritó la madre en la memoria de su hijo. Gritó porque ya era tarde para soluciones, porque, por haberla alimentado bien, la criatura había desarrollado sus instintos con tremenda celeridad, y crecido mucho… mucho

 “Muy lindo, muy tierno Pity, pero como ni mamá ni papá quieren mascotas dentro de la casa, vas a tener que dormir calladito en el granero” -le había dicho el niño al cachorrito, tiempo atrás, después de encontrarlo en el bosque.

 “Pobre cachorrito, estás perdido, tenés hambre, tenés sed…

 Pity se abrió camino a zarpazos en la madera, hacia el pequeño bocado. Todos los recuerdos reprimidos en el bocado, quedaron bruscamente relajados. El niño ya no intentó recordar. Aun así, muy lejos, en lo que todavía quedaba de memoria, gritó la madre. Gritó por el irremediable error de su hijo: confundir perros con 1Wargos.

 FIN

 1Wargos, huargos. La mayoría de las veces, con este término se hace referencia a los gigantescos lobos parlantes que Sauron crió como cabalgadura para los orcos.

Pity Abreviatura de Pitya (Quenya) Pequeño/a

(Ambos términos fueron extraídos del Diccionario Enciclopédico Tolkien, F.Schneidewind. Ed.Plaza&Janés editores – 2003)

 

Si te gustó “Mal Animal″, puede que te interese visitar el índice de cuentos

Cuento: “Mal Animal” M.Chiaverano

cebecera mal animal

Pequeño Homenaje a J.R.R Tolkien

Primera parte

Eran tiempos difíciles para la gente de la marca, los días amanecían cada vez más turbios y el humo de las almenas ya podía distinguirse en sueños. Pronto les caería encima la peor de las guerras, la más terrible de las calamidades. Hasta los padres de los padres de los niños se resignaron a desempolvar las espadas, a pertrecharse el alma. Decididos a no dejarse atropellar por la oscuridad, los seres de luz sobre la tierra media se prepararon para la guerra en el este.

 Como muchos, el padre del pequeño se fue en medio de la noche, a unirse con el resto de los éorlingas, quienes aguardaban impacientes por sumarse al ejército del oeste.

  En el cielo no había estrellas ni lunas, solo ceniza. Mientras los jinetes lidiaban con el miedo por la inminente batalla, la sombra llegó colándose a través de resquicios insospechados…

 El hijo del Rohirrim.

  El chico miope espió por la ventana del cuarto de sus padres. Vio al sol menguante de la tarde rodar bajo un cielo atiborrado de nubes púrpuras. No definió más que siluetas movedizas y nubladas de los matorrales. Buscó. Pero “eso” no estaba ahí. Sondeó afuera como si esperase que algún enorme “algo” surgiera de entre los pastizales.

-¡Pity!- gritó.

 Respondieron los insectos de media tarde, el viento enfermizo cargado de ceniza, las efervescencias sonoras del árbol del fondo,  la tarde nebulosa.

-Pity, ¡Contestame! – El niño llamó a su… no recordó qué.

 Ayudándose con el respaldo de la cama se puso de pie y redescubrió el dolor en la rodilla derecha. ¿Cómo me hice esto? Forcejeó con su memoria, le amenazó de muerte. Pero fue inútil.

-¡Pity!- volvió gritar desde la puerta. Llegó tambaleándose hasta la cocina. No había nada más que una pila equilibrada de artilugios culinarios. Platos, vasos, tazas y demás cubiertos sin lavar que se acomodaron bajo el influjo de la vibración del grito.

 Afuera se sacudió y crujió la hojarasca.

 Es nada más el viento, se dijo el pequeño.

 Silbó la puerta del patio.

Es nomás un viento pasando por el agujero, ahí donde la madera se pudrió

  Algún líquido goteó sobre los vasos, el tamborileo lo inquietó. Empezó a tener miedo.

 -¿Pity? ¿Mamá?

 -¿Pity?

  Repitió aquel nombre como si recitara una letanía, tan monótona que pronto empezó a perder el sentido. Pity debía de ser alguien importante… ausente,  tanto como sus padres.

 Si es que tengo padres… – Por alguna olvidada razón, el niño no se acordaba ni de él mismo. Gimió, lloró a su madre sin rostro.

 La vajilla le volvió a contestar, el viento se burló con ella. ¿Habría mañana alguna mano familiar para lavar esos trastos? Registró el resto de la casa tan despacio como su extrema carencia de visión se lo permitió. Ya no buscó a Pity ni a su madre, la cuasi ceguera le obligó a encontrar algo con forma de cuerpo, cualquier otro ser humano que lo sacara de la ciénaga de ojos desviados en la que se ahogaba. Sus manos no encontraron más que dureza. ¿Dónde estarán los cristales para ver que me dio el mago gris? ¿Por qué me dejaron solo?  Desempañó los vidrios de la puerta del patio, pero fue inútil ver a través de ellos. Otra vez, la sombra turbia del árbol del medio, el danzar de los pastos deformados, las carcajadas del viento entre los espinos…

Continúa: “Mal Animal, parte 2”

Si te gustó “Mal Animal″, puede que te interese visitar el índice de cuentos

Cuento: “El dibujante del pasado mañana” M.Chiaverano

cuento el dibujante

“Las parcas eran tres viejas sentadas en mecedoras, tejiendo y destejiendo el hilo de la vida, nosotros,  gatos de cola larga obsesionados con los ovillos… No tengo en este efímero instante una descripción mejor de la peor de nuestras estupideces: Creer en la bondad de los vaivenes, cuando pocos salen vivos o ninguno, de esta vida.”

-¿Qué leés ahí en las páginas blancas, hombre?

El dibujante no respondió. Le privó de la mediocre explicación léxica de su visión de futuros dibujos, de trazos en trastos, de quiebres sugerentes, del futuro gráfico del grafito. No le llevó a los densos lugares de su mente, donde veía sombras, ocultas en la blancura tenebrosa de lo no dibujado.

El otro lo siguió observando, a la espera de que algo pasara, que algo dijera, o hiciera, para que su vista apreciara maravillas, portentos, pronósticos.

Pero el dibujante, sólo por apenas un pequeño limbo, desvió la atención de las hojas y encendió un cigarro con forma de mecha de taladro, cuyo filtro no existía, cuyo aroma condensaba una niebla en derredor.

El otro, patético hasta al fin, cubierto de insalubre comezón, se atembloró con inquietud pidiéndole clemencia por tremenda ansiedad:

-¿Dónde están las palabras, los augurios, las profecías, los símb…?

Con un furtivo movimiento del brazo, el dibujante llegó demasiado rápido al vaso de agua sucia. Se la tomó de un solo trago y al volver a dejar el vaso sobre la mesa, el otro dio un respingo.

-No voy a escapar de las hojas. No puedo  –dijo el dibujante, sin levantar la vista, sin abandonar el equilibrio de su espalda curvada, sin respirar a destiempo y al unísono del tono de su voz, consumió la totalidad de la mecha. Y fue taladro. Y sería más herramientas después de un rato… barreno del tiempo, trazador de mundos.

Las sombras de la habitación de madera se generaron hacia arriba, y la luz en la punta del lápiz, la rueca de carbono, remarcó la semipenumbra en la pseudo-blanca celulosa. Dibujó dando golpes de kung fu a las caras pálidas del papel.

El otro quedo boquiabierto ante la destreza de las tomas. De a ratos perdió detalles por la velocidad sobrenatural del dibujante, pero aun así participó activamente de la contemplación del nacimiento de un vaticinio gráfico.

Silbó en el aire el envión que concretó la elipsis sobre el papel. Se descargaron furiosos picoteos y parecía espantar insectos invisibles para delinear horizontalidades. Así, por largo rato, la mano maestra guió a la herramienta y la herramienta al dibujante. Y el dibujante se cableó con el futuro y le arrancó unos cuantos signos.

-¿Qué va a pasar? ¡¿Qué va a pasar?!

No hubo respuesta a las preguntas. El dibujante cayó fulminado.

El otro no supo que hacer. Se le arrimó, le tomó el pulso en la muñeca de la mano que todavía aferraba al lápiz. No hubo calor, ni latidos.

Rato después, miró las hojas para ver lo que el dibujante había copiado del futuro… Y  de sus ojos perdió color, y de su pecho latidos…

FIN

Si te gustó “El dibujante del pasado mañana″, puede que te interese visitar el índice de cuentos

Cuento: “La misión (cuento de fin de año)” M.Chiaverano

Cuento "La misión (cuento de fin de año)

 La reunión se desarrolla en silencio (o en ausencia de voces, que es casi lo mismo) Sí, se escuchan unos cuantos gemidos, bufidos, y un ladrido ahogado. Ruido a tripas, algunas quejándose por hambre, otras zumbando de nervio. Los de la calle, y aquellos que entran y salen de sus cálidos hogares, tanto los mimados como los apaleados, todos por igual se reúnen en la casa derruida del baldío, como antaño hacían sus ancestros. Igual que entonces, el fuego arde en el interior de un tacho de aceite de doscientos litros abierto por la mitad.

 El jefe entra haciendo vibrar el piso, crea un terremoto solemne en el entorno. Su sola presencia de lobo antiguo basta para que el grupo se acerque a las brasas recién formadas, aun volcánicas, en el centro de la estancia.

 Esta noche están casi todos, “Yin”, “Yan”, “Buñuelo”, “Dalín”, “Calorro”, “Bianca” y a último momento llega levantando polvo desde detrás de una tabla floja: el “barba”.

 Hay otro mirando la reunión, un testigo divergente. Ellos no lo han visto, o él cree que no, porque está bien calladito, parapetado tras una ruina carcomida. A falta de ladrillos, buenos son los agujeros para que él, sea espectador de tan peculiar concilio.

 Merodeando hay dos gatos esqueléticos, pero jamás se atreverían a husmear en los asuntos del gran jefe y sus temerarios secuaces.

 Algo pasa. Se inquietan, giran, se mueven de un lado a otro. Es que discuten. Para cuando el espectador se percata de esto, la decisión ya está tomada. Es entonces cuando uno de los congregados alrededor de la luz se aparta del resto con la cabeza gacha. No es fácil ser el elegido, y aunque serlo es un gran honor, también conlleva la más arriesgada de las encomiendas.

 Tampoco puede el jefe elegir a otro. Carece de opciones. Buñuelo, Dalín y Calorro ya son veteranos, poseen la experiencia pero les falta estado físico. Bianca es muy pequeña, jamás podría llevar la carga. Yin y Yan tienen apenas unos años y son bastante irresponsables. El negro de graciosas barbas blancas en cambio, es maduro, bien alimentado, y a diferencia del gran jefe,  sus cuatro extremidades gozan de buen funcionamiento.

Barba…piensa el muchacho que se esconde tras la pared.

 Jefe dicta las últimas órdenes gestuales a los otros, y estos desaparecen en la noche. De pasada notan la presencia al intruso observador con sus narices, pero no le aperciben, porque le conocen y respetan al Barba. No…el intruso tiene derecho a estar ahí, a secundar al Barba, aunque no entienda del todo, aunque no pertenezca. Barba sabe que, salvando las distancias, podrían ser hasta parientes… Al que mira, tampoco le gustan las explosiones.

Es hora.

 Yin y Yan arrastran con dificultad, el “artefacto”. Éste consta de unos tanques de plástico unidos por un cinturón percudido. Están llenos de líquido transparente que se agita de un lado a otro y complica la tarea de subirlos al lomo del Barba. Al cabo de unos cuantos esfuerzos de mandíbulas apretadas, dejan preparado al elegido para la misión.

 Barba apenas si puede mantenerse en pie. Resiste el peso de ambos bultos y empieza a caminar en la dirección que le han marcado. Tiene miedo, está aterrado. Solo piensa en ser leyenda, y avanza firme. Piensa en salvar vidas, y no retrocede.

 Queda poco tiempo. Es ahora. No puede fallar, sino, mañana por la noche habrá taquicardias, temblores, faltas de aire, nauseas at nauseam, aturdimientos, pérdidas de control, accidentes…una sensación general de muerte. Barba sabía que hasta por él mismo, debía de tener éxito.

 Sale del baldío bamboleando los tanques, con paso lento pero seguro. Antes de llegar al objetivo del otro lado de la calle, mira a ambos lados para cerciorarse que nadie lo vea. Sus compañeros han estado vigilando los movimientos del enemigo, saben que el hombre de la casa vecina al objetivo saca la basura a las once y media de la noche. Hasta la mañana siguiente el barrio permanece dormido. Vuelve a mirar otra vez, es fin de año y quien sabe…

 ¿Dónde vas con eso, mi querido Barba? El espectador no entiende, pero tampoco interfiere. Es todo demasiado raro para él. Sigue a su amigo a una distancia prudente, lo ve luchar contra la gravedad de las cargas, lo ve cruzar al otro lado y llegar hasta el local. Odia ese lugar. Le recuerda a su padre y lo que las cosas de ese lugar le hicieron aquella nochebuena. Esta vez teme por Barba.

 El elegido deja caer los tachos en la vereda y se introduce por un costado del local, por un resquicio donde apenas cabe. Al final del angosto pasadizo encuentra el boquete practicado por Yin y Yan, disimulado por unas maderas. Empuja las tablas y vuelve sobre sus pasos, tira del cinto para arrastrar la carga al interior.

 La primera fase se completa, ya adentro huele el hedor de la mercancía. Barba no duda un segundo y se pone a trabajar mientras su fiel compañero, el “intruso que observa”, lo espera para llevarlo a casa apenas cumpla su misión.

23 de diciembre. 8 de la mañana.

 El hombre se levanta temprano y otea el horizonte por la ventana que da a la calle. Se satisface, porque las bolsas de residuos están intactas, por una vez, en el tiempo que llevaba viviendo en el barrio, ni perros ni gatos se las habían destrozado. Desayuna bastante bien, casi como lo haría un tipo rico, después de todo hoy planea vender lo suficiente como para bañarse con sales aromáticas mientras mira sus programas en una de esas teles gigantes. Termina el desayuno y se dirige satisfecho a reabrir el negocio. Empieza a sospechar algo raro cuando nota el charco de agua que se cuela bajo la puerta… Se apura, le tiemblan las manos y le cuesta manipular las llaves. Adentro, el misterio se revela en las narices del vendedor, quien de repente ve desmoronarse su sueño de baños perfumados y televisores enormes: alguien ha saboteado sus petardos, sus preciosas bengalas, alguien apagó sus mil fuegos antes que detonaran, algún hijo de mala madre mató a todos sus dragones, desactivó la totalidad de sus bombas, y con tal inundación, ninguna de las mechas surtiría jamás efecto alguno.

Estaba arruinado, por lo menos por aquel fin de año.  

FIN

Publicado por primera vez en la antología 2012

“De por acá nomás” 4ta edición

Ed. Felipe y Vicente Libros Rebeldes

Si te gustó “La misión (cuento de fin de año)″, puede que te interese visitar el índice de cuentos

POR POCO TIEMPO…

APROVECHÁ LA OPORTUNIDAD DE GANARTE UN EBOOK DE LH1, SI QUERÉS SABER CÓMO, HACÉ UN CLICK EN LA IMAGEN DE ABAJO ▼

Promo Legado Hereje vol1

Cuento: “Estén alerta” M. Chiaverano

Cuento "Estén alerta" de M. Chiaverano

13:35 hs.

 Lloviznaba. La rueda de la bicicleta chirrió en una curva mojada y luego, encaró la avenida con una vuelta de pedal de más. No con un pedal etílico, si es que eso se supone. Era más bien borrachera existencial, la que lo empujó por la calle deslizante. Se olvidó o se distrajo del recuerdo útil en estos casos: el de la poca seguridad que ofrecían los frenos de su vehículo en días tan húmedos.

 13:37 hs.

Descendió por la loma en vertiginosa carrera de pensamientos. Morir, era la única certeza. Morir era la meta del que corre sin mirar, del que mira sin ver. Así fue como se comió la patente del coche que venía adelante y planeó, y en el vuelo tuvo una veloz reflexión, una estridencia pensada en el micro-intersticio anterior al vacío total del tiempo: la muerte de la muerte antes de morir.

Su bicicleta quedó detrás del auto, detrás del pensamiento. Él, siguió, con un impulso tal que hasta su físico pasó de largo. Vio a su cuerpo continuar el vuelo hasta el asfalto encharcado como si fuera un avión que se va con un familiar dentro.

Y él, lejos de su carne quedó.

Pero se equivocó al pensar que la maquinaria de huesos y sangre era lo importante.

Su espíritu cayó también del otro lado, muy cerca de la bicicleta, muy lejos de su cuerpo, sobre el baúl del automóvil. Fue una caída algodonada, extraña. Sin material carnoso, sin esqueletos, sin torceduras, carente de rellenos.

Quiso decir algo, pero no tuvo boca. Quiso verse, pero no tuvo ojos. Por último se palpó, pero nada palpó. Porque no tuvo manos. Ahí no había nada, sin embargo había algo. “Existo”, se dijo, pero no pudo comprobarlo.

Existió sobre el auto un muchacho que no podía ser. Después, fue sobre la bicicleta, que era de esos antiguos cachivaches de abuelo, un “camello” como le decían los antiguos. De pintura irregular, garabateada por un pintor de poca constancia, cuyos trazos coincidían de repente con las formas retorcidas del amasijo de caños en el que se había convertido con el choque. Simultáneamente, aquel matorral de hierros, también podía asociarse al cuerpo del pobre ciclista, o a las extrañas cavilaciones del ser que no sabía si existía.

Todo retorcido, enmarañado, confuso. Él no supo si era una bicicleta lo que veía (por no poder explicar el hecho de ver sin ojos)

Él ya no era una máquina de carne.

 

ANTES…

Entró a la casa y lo primero en encontrar fue una publicidad monocromática que se desprendió de la puerta al abrirse y flotó hasta el piso. Lo alzó y vio en letras grandes y blancas sobre un fondo negro que decía: “¿Puede usted sobrevivir al fin del mundo?” y en letras más pequeñas: “Estén alerta (Marcos 13:37)

Más tarde, subió a la bicicleta y salió disparado por la calle llovida.

Fin

bici

Si te gustó “Estén alerta″, puede que te interese visitar el índice de cuentos