“Nieve roja, Sangre blanca” nueva aventura para Vampiro: Edad Oscura

“Antes de que el mal llegara a la aldea, éramos un pueblo feliz. Los niños corrían de acá para allá jugando libres. Los hombres cazaban y recolectaban alimentos sin problemas. Criábamos nuestros animales y había abundancia. Pero un día, llegaron desde muy lejos, una tribu de hombres extraños…”

Nieve roja Sangre blanca aventura para vampiro edad oscura

Haz click en la imagen para abrir la aventura

Textos, mapas y diseño de portada: Max Chiaverano

MÁS AVENTURAS EN LA SECCIÓN “AVENTURAS PARA JUGAR ROL

Si te gustan las aventuras, puede que también quieras darle una leída a los CUENTOS escritos por el mismo autor.

Si te descargaste y jugaste exitósamente alguna de estas aventuras, agradecería un comentario de tu parte.  ¡Muchas gracias!

“La copia” parte 2/2 – Cuento -M.Chiaverano

cabecera la copia parte 2

Haz click aquí para leer la primera parte

Parte 2/2:

 Su madre le sirvió el almuerzo mientras él cotejaba ambos artículos. Uno con una nota sobre un choque y el otro con un derrumbe. Uno con fecha 20 de abril y el otro, 23 de abril.

 “¡Tres días en el futuro! ¿Será posible?”

 -¿Qué leés?-preguntó la madre.

 -No me jodas Rita -contestó él.

  Ella por su parte meneó la cabeza y le dejó el plato enfrente, evitando tener mas roces con su hijo. Para Nico, cualquier enojo había pasado de repente a un segundo plano.

  Otra prueba, necesitaba otra prueba “Qué mejor que el diario de hoy” se dijo.

  Después de comprar la edición del día, montó en su bicicleta hacía la librería.

  -¡Hola Manuel! -saludó sin poder ocultar la ansiedad. Haceme una copia de esto -abrió el periódico al azar y se lo entregó. Bastaba que salieran las fechas. Unos silbidos acompañaron la cegadora luz que pasó bajo el original. Segundos después, la esperada fotocopia salió escupida con violencia por la ranura del lado opuesto.

  -Listo. Acá tenés tu copia de… ¿y esto para qué lo fotocopiás? -preguntó sorprendido Manuel, frunciendo la nariz como si el papel oliera mal.

  -Otro trabajo para la escuela. No paran de darnos tarea…

  Cotejó las fechas y, como era de esperarse, la copia pertenecía a unos días en el futuro. Lo único que interesaba: ¡la fecha decía 3 de octubre y todavía era apenas la tarde del 1 de octubre!

  “Imprime el futuro. Imprime el puto futuro…” La frase resonó en su cabeza cual campanas retorcidas, etéreas, mágicas.

 -Nico, tengo que hablar con vos –le dijo la madre cuando volvió a su casa.

 -¿Y ahora qué?

 -Voy a ir al médico más tarde, tengo que hacerme un chequeo. Preferiría que te quedases en casa porque tienen que traerme el pedido del supermercado.

 “Imbécil…Tengo mil cosas que hacer, mil cosas que pensar…”

  El chico respondió con un “si” adornado por insultos irreproducibles.

  Rita reprimió una respuesta, estaba demasiado triste, agotada. Bajó la vista y siguió fregando la cocina como si eso la sedara.

 -Mierda -volvió a insultar él, a sabiendas que tendría que quedarse toda la tarde y quizás parte de la noche sin salir. Se encerró en el agujero que tenía por pieza y guardó la página fotocopiada en el cajón del escritorio, se tiró en la cama y meditó.

   Su madre volvió tarde y fue directo a recostarse.

   Llegó la hora de la cena y a Nico le molestó no sentir aroma a comida.

  -¿Pero qué te pasa?, ¿Estás enferma?-le preguntó a Rita, indignado porque ella no se  había levantado a cocinarle.

 -No, nada, estoy un poco mareada nada más. En la heladera hay un poco de pollo frío que sobró del mediodía, sacalo y…

 -No voy a comer ese pollo reseco. Es asqueroso -dijo él y volvió a su habitación.

  Se dejó caer en la cama otra vez.

 “En unos días voy a comer mucho más que pollo frío. Voy a cenar exquisiteces en un restorán. Mañana compro el diario, fotocopio la página de los números de quiniela y en no más de tres días, cuando gane el dinero suficiente, compro todo lo que quiera, incluso, el aparato mágico del librero…si, voy a ser muy rico” fantaseó y fantaseó hasta que el sueño le venció.

  Por la mañana, un poco incómodo por haber dormido vestido, y con las tripas regulando, se levantó y fue al baño. No pensaba asistir a clases. En realidad no pensaba volver a clases. Salió corriendo a buscar un kiosco de revistas, cegado por las imágenes mentales de puro lujo. Y olvidó su casa, olvidó a su madre, olvidó la copia que había dejado en el cajón del escritorio la noche anterior: Una página de obituarios del 3 de octubre, donde un nombre encabezaba la larga lista…

 Levand Nicolás Fidel (q.e.p.d) Falleció ayer 2 de octubre de 2002. Su madre Rita, y demás familiares que lo aman lo recordarán con amor. Sus restos serán velados mañana a las 22 horas en la sala velatoria S.P.

 

FIN

Si te gustó “La copia″, puede que te interese visitar el índice de cuentos

“La copia” parte 1- Cuento -M.Chiaverano

Cuento "La copia" de Max. Chiaverano

Parte 1

Nicolás Levand corrió hasta la esquina de la escuela en donde había una librería. Era una de las más antiguas de la ciudad y la que mejor trabajaba, tenía buenas máquinas fotocopiadoras y excelente stock de artículos.

 Metió el fajo de diarios bajo el brazo y procuró que no se cayera. Antes de entrar al local, vio un camión pintado de blanco con la insignia de una fábrica de aparatos electrónicos para oficina.

 -Hola Antonio -saludó al viejo. Éste limpiaba estanterías en lo alto, haciendo equilibrio en una escalera desvencijada.

 -¡Ah, Señor Levand! ¿Cuántas copias tiene para hoy?- preguntó, acomodándose el par de lentes gruesos con montura de plástico.

-Unas cuantas.

 Bajó de la escalera y se puso los lentes en la punta de la nariz. Miró los recortes. Eran de diferentes diarios, todos nuevos, de ese mismo día.

-Voy a necesitar una de cada una, doble faz.

 El viejo le dio una miradita a la caja del piso, a un lado del mostrador, ésta llevaba el mismo símbolo extraño que el camión de afuera.

-Mirá, el tema es así: tengo que desembalar una fotocopiadora nueva que me llegó recién. Pero no te preocupes, mañana temprano las te las tengo  listas.

 -Bueno, no hay problema –le respondió Nico a regañadientes, pensando que podía ir a otra librería pero no tenía ganas. Dejó los originales y se fue.

 Como era de esperarse, puesto que era hombre de palabra y muy trabajador, a las siete de la mañana el hombrecito ya tenía las copias, en un sobre de papel madera y con el nombre Nicolás L. escrito con fibra negra.

-Uuuuhh…excelente máquina, uuuuhh…excelente calidad de copia -dijo el viejo, alabando el resultado de su nueva tecnología.

 La sorpresa llegó poco después, ya estando en el colegio, cuando extrajo las reproducciones para hacer el trabajo práctico. A las claras se notaba que los originales y las fotocopias no coincidían en absoluto.

-No puede ser…, Antonio jamás se confunde de ésta manera- le comentó a Marco, su compañero de banco quien lo miraba perplejo.

-Bueno, parece que al viejo le empezó a patinar -expuso Marco, atornillándose con el índice la sien.

 Más tarde fue hasta la esquina a pedir explicaciones.

-Antonio, se equivocó de fotocopias –se quejó el chico.

 El hombre le recibió los papeles y antes de mirarlos preguntó:

-¿Estás seguro pibe?

-¡Por supuesto!, mire, los originales son diarios de ayer y éstas fotocopias son todas de ejemplares de hoy. Usted tiene que haber sacado copias de algún trabajo que le trajeron esta mañana. Yo tengo que hacer el trabajo con las notas que le indiqué ayer.

El muchacho notó vestigios de desconcierto en el rostro del dueño de la librería, quien revisó otra vez las impresiones, una por una.

-Es cierto, pero…es imposible. Éste trabajo lo hice anoche, mientras probaba la nueva máquina. Además, nadie dejó ningún encargo hoy, aunque… puede ser… mmmhhh, que se yo, ya me estará empezando a fallar la cabezota…

 Nico se quedó pensando unos segundos y después sacó de entre las carpetas que llevaba, un artículo extractado del diario del 20 de abril de 1980. Necesitaba probar lo que su imaginación suponía.

-A ver…, no importa. Necesito que me saque una copia de esto para el examen de historia.

 Antonio tomó el recorte original y lo acomodó dentro del aparato, bajó la tapa, le dio un golpecito al botón y se distrajo con otro cliente que acababa de entrar. Nico, en cambio, esperó la copia en la bandeja de salida del otro lado del aparato…

-¡Fascinante…! -se dijo, mientras sostenía la copia del artículo entre los dedos.

 El librero despidió al cliente y volvió a la fotocopiadora. Retiró el artículo original y se lo entregó a Nicolás.

-¡Ah, la copia ya la agarraste vos! ¿Y? ¿Salió bien ahora?

-Sí, sí don Manuel, salieron bien…

 Lo que tenía entre las manos pasó de ser simple papel impreso a la prueba de que algo increíble encerraba la copiadora nueva de Manuel. Lo guardó en la carpeta y volvió a su casa pensando a grandes velocidades…

Continúa: “La copia” parte 2

Cuadro de la cabecera: “Reproducción prohibida” de René Magritte

Si te gustó “La copia″, puede que te interese visitar el índice de cuentos